Última voluntad

Había aceptado cumplir el rol del muñeco, movido por una visión poética del suicidio. Con esa convicción fue clavando agujas en su propio cuerpo, mirando de reojo, entre perplejo y complacido, cómo se retorcía una pequeña réplica de sí mismo realizada para practicar vudú.



Microrrelato ganador en la 9ª quincena del concurso Imaginarte Minificciones en Cadena. La frase de inicio debía ser "había aceptado cumplir el rol del muñeco".

13 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Buena vuelta de tuerca!
Un abrazo

Álfil dijo...

Je, je... Esto de clavarse agujas uno mismo para hacer daño a otro, me recuerda a una frase que se decía mucho en mi pueblo:

"Pa que se joda el capitán, no me como el rancho..."

Un abrazo.

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Ana! Había que buscar alguna alternativa diferente, pero al final no ha sido tan original.

Álfil: jajaja! Conozco el dicho: cuánta sabiduría... :o)

Por cierto, el texto pasó a la final tras superar las votaciones internas. Hoy empezaron las votaciones abiertas a todo el mundo.

Un abrazo para ambos!

Torcuato dijo...

Vengo del futuro para comentar este micro y digo: Has rizado el rizo.
Un beso

Belén Lorenzo dijo...

jajaja, gracias Torcuato!
Un beso

Maite dijo...

Enhorabuena, Belén!!
Un fuerte abrazo

Belén Lorenzo dijo...

Muchas gracias, Maite! Eres un sol!

Anónimo dijo...

guitarrista sin blog (GsB de aquí en adelante):
¿no pensó alguien en comprar calmantes para las réplicas de nosotros mismos que se retuercen cuando decidimos suicidarnos o jubilarnos de la vida?

Belén Lorenzo dijo...

GsB, seguramente no somos lo suficientemente solidarios con nosotros mismos para eso...
Un abrazo.

sucedeque dijo...

buen bucle!! seguiré curioseando tu blog, con permiso!!

http://sucedeque.wordpress.com/

Belén Lorenzo dijo...

Gracias! Claro, curiosea lo que quieras.

Antonio Luis Concepción Medina dijo...

Querida amiga Belén:
Quiero darte las gracias por enviarme estas maravillosas joyas en forma de relatos.
Yo creo que lo que se regala desde el corazón, debe ser agradecido desde el mismo corazón.

Gracias por deleitarnos con tu arte,

Antonio Luis Concepción Medina

Belén Lorenzo dijo...

Al contrario, Antonio, gracias a ti.
Un abrazo fuerte.