Con nocturnidad y alevosía

El vampiro soñó con una mujer de sangre cereza, que fantaseaba con la envolvente piel de un hombre que jamás creyó en los vampiros, hasta el día en que despertó con dos pequeñas marcas en su cuello, justo en el lugar que horas antes había sido devorado por una mujer de sangre cereza, soñada por un vampiro.


8 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

BRAVO!!!!!!!

Jesús dijo...

A ti hay q leerte despacico, sin prisa ;) Por cierto, FELIZ DIA DE CANARIAS xDD

Belén Lorenzo dijo...

Patricia, muchas gracias!

Jesús: qué pesadito con el día de Canarias, a lo tuyo se le llama morriña! :o)

Un abrazo para ambos!

Anónimo dijo...

Buen micro circular donde el cazador, es cazado. Un abrazo, Belén.

Fdo.: Maite

Beatriz F dijo...

la sangre de cereza está más rica que la otra

Puck dijo...

Lo de la sangre cereza me ha encantado y el círculo creado entre los protagonistas es genial
Saludillos

Sucede dijo...

A algunos la sangre nos sale espesa, roja y con olor a hierro, a ti como un zumo de cereza... espectacular y enrevesado sueño...
Abrazos!!

Belén Lorenzo dijo...

Maite: muchas gracias!

Beatriz: sí, eso seguro :o)

Puck: genial, muchas gracias!

Sucede: gracias, sí, es un poco embrollado :o)