Cinéfila inconformista

Algunos lloran con los melodramas, pero a mí no se me escapa ni una lágrima. No soporto que unos actores de mirada intensa traten de convencerme de que sus problemas son peores que los míos. Son más tristes las comedias de final feliz, donde los protagonistas mienten al sonreír siempre, pase lo que pase. Los thrillers tampoco me convencen, sufro más viendo las películas de dibujos animados. Es lógico. Imagina que después de una fiesta se presenta en tu casa un tipo que dice venir de parte de tu príncipe azul, y se empeña en probarte un zapato. Eso sí que da miedo.


Microrrelato escrito para participar en el concurso Relatos en Cadena. La frase de inicio debía ser "algunos lloran".



20 comentarios:

Kum* dijo...

ja,ja,ja... genial la última frase, Belén. Así me gusta, rompiendo mitos y estructuras.

Adoro tu sentido del humor... ¿ya te lo he dicho?

Pd: ¿ves? Zoë no se ríe...

Belén Lorenzo dijo...

Eres un caso... :o)
Un beso con sonrisa.

Torcuato dijo...

:-D
¿Es que fuiste a la fiesta del príncipe sin saberlo?
Un beso.

Puck dijo...

jajaja cuidado con los príncipes, que a saber lo que toman para ponerse azules jajaja. Genial. Saludillos

Maite dijo...

Si yo siempre tengo dicho que los cuentos de princesas y las películas románticas deberían ser para mayores de 18, que nos los ponen de pequeñas y luego estereotipamos todo. Ahora encima resulta que son thrillers, lo que me da aún más la razón :-)
Un abrazo.

Belén Lorenzo dijo...

Torcuato: jajaja, bien pensado. Es que soy muy despistada... :oS

Puck: pastillitas azules? :oD

Maite: yo no sabía que existe el "síndrome del prícipe azul", me enteré navegando por Internet. Al parecer lo sufren 6 de cada 10 mujeres: piensan que un hombre estupendo les va a cambiar la vida o algo así. Es de peli de terror... :o)

Un abrazo y una sonrisa para cada uno!

Su dijo...

Y a mí no va a venir un principito a ponerme un zapato? Jo, mi gozo en un pozo.

Malena dijo...

ODIO (con mayúscula) que los vendedores de zapatos se acerquen a mi pie para probarme el calzado. Siempre me imaginé bajando al príncipe de una patada en el mentón.
Tenés razón. Eso si que es digno de terror!

Muy bueno el micro.

Belén Lorenzo dijo...

Su: si vuelve a pasar por aquí le digo que vaya a probar suerte a tu casa, pero ten cuidado, que yo creo que llevaba zapatos de distintos números... :o)

Malena: uf, creo que acabo de despertarte unos recuerdos malos de verdad... :oS Muchas gracias.

Un abrazo para cada una.

Jesús dijo...

6 de cada 10? eso son demasiadas esperandome... y lo malo es que te salga una que al oido por las noches te susurre cosas raras del tipo "sueña conmigo" mmmmmmm que sigan esperando ;)

Daniel J. Hernández dijo...

Vaya pesadilla, pensé que era el único en luchar con personajes de cuentos.

Desde hace tiempo siento que una musa me persigue. jajaja. Me encanta tu estilo Belén!!

Un abrazo

Ausencia Silenciosa dijo...

Me duele admitir que tienes razón, pero al mismo tiempo admito que llorar en un película al menos calma el alma de los pesares secretos!

Álfil dijo...

Lo que resulta realmente terrorífico es que Disney se empeñe en matar a los progenitores en sus pelis... La madre de Bambi, la de Dumbo, el Rey León, los padres de Tarzán, la de la Cenicienta, la de Nemo...
Pero qué trauma tenía Walt con los padres???
Prefiero el ET y el OTO de los Hermanos Calatrava...;-)

Sucede dijo...

Hola Belén!!

muy bueno éste micro! Por lo visto estás como yo, que participamos pero no nos llaman :( jeje.

Yo presenté tres, te dejo aquí uno de ellos:

Se hizo la luz
Algunos lloran, lo he oído, pero yo no veo el motivo, me encuentro bien aquí y hace fresquito, lo que no sé es por qué me sostienen por los pies; la gente me mira, me molesta la luz, cierro los ojos y aguanto la respiración para que me dejen en paz, entonces, recibo una torta en mi trasero y se me saltan las lágrimas y aunque lo intento empiezo a gemir. Todos se ríen pero nadie piensa en mí.


El resto los tengo en mi blog Que no me canso de ser, pásate y me criticas! jeje.

Un saludo escritora, merecíamos al menos estar entre los tres primeros!!

Lola Sanabria dijo...

¡Ya lo creo que da miedo! Buen micro.

Abrazos.

Belén Lorenzo dijo...

Jesús: jajaja, no tienes remedio! Muy bien hilado.

Daniel: muchísimas gracias!

Ausencia Silenciosa: tienes razón, llorar siempre alivia, pero podemos llorar por distintos motivos, o con películas diferentes, sin que pase nada por ello :o)

Álfil: jajaja, no había pensado en eso! Es todo un poco truculento... :o)

Sucede: gracias y bienvenida! Echaré un vistazo a tu blog.

Lola: ¿a que sí? :o) Muchas gracias.

Un abrazo para cada uno!

Sucede dijo...

Belén, sólo una corrección, soy chico, así que me doy por bienvenido! jeje
hasta pronto!

River dijo...

Hola

Me gustaría poner "es la primera vez que comento en tu blog" pero es la segunda... la primera, no sé cómo se perdió por la inmensidad de la red XDDD
En ella decía algo así como que me ha gustado encontrar tu blog y que me he entretenido leyendo tus micros n_n que me han encantado.

Yo no puedo hablar de príncipes azules, pero princesas... por lo menos conozco a dos :) y a una Damita blanca.

Ya me despido, te sigo... desde ayer :)
Si te pasas por mi blog, advierto que sólo he colgado un micro de creación propia (de momento n_n) y un relato que crece a paso de tortuga... pero me gustará leer tus críticas :)

Te leo. Hasta pronto.

Baizabal dijo...

Me encantó. De verdad. Nunca esperé ese final, y debo decir que así, en primera persona, es mucho mejor que en tercera, al menos para este texto.

Un abrazo

Belén Lorenzo dijo...

Sucede: perdona!!!! :oS y bienvenido!

River: gracias, especialmente por tu persistencia! :o) Ya estuve por tu blog, te seguiré la pista. No te preocupes si avanzas poco o a poco. Al final, sin darte cuenta, tendrás un montón de cosas publicadas, ya verás.

Baizabal: muchas gracias, qué bueno que te gustara! Tienes razón, la tercera persona le hubiera venido fatal a este texto...

Muchísimas gracias a todos, y un abrazo para cada uno.