Cita ineludible



"¿Cómo te atreves a venir ahora? Tardaste tanto que ya no te esperaba". Aunque él era incapaz de disimular su enojo, ella se mantuvo impasible. "Puedo retrasarme, pero siempre llego", dijo la Muerte.

Microrrelato publicado en La Esfera Cultural.

13 comentarios:

Torcuato dijo...

Este micro está de muerte.
Me gustó.
Un abrazo.

Jesús dijo...

Supongo que nuestra vida es como una montaña rusa, en la que las ganas de disfrutarla van variando, y que incluso en estos vaivenes podamos coquetear con el deseo de morir.... pero nuestra voluntad siempre estara a la espera de su capricho, y nunca sabremos si su aliento frio nos llegará en el cenit o en el ocaso de la vida.
Una interesante idea resumida en 2 líneas, buen micro.

Daniel J. Hernández dijo...

Tarde o temprano llegará... tarde o temprano.
Un abrazo

Su dijo...

Pues mira, éste me ha gustado mucho, para variar...
Al menos tuvo tiempo para mirar a la muerte cara a cara y decirle todo lo que pensaba.
Besos

Patricia dijo...

que micro este me mucho gusta. Original que idea esta!
zos Abra

Juan Vásquez dijo...

Belén , tus micros son tan envidiables, este es otro más de tus hits!

Relatadamente tuya dijo...

También puede darse la vuelta y volver más tarde, es tan imprevisible la tia... Me gustó mucho!!!

Ausencia Silenciosa dijo...

Oh, oh! Quedé fría... pero si, debería avisar la conchuda.. quién se cree para llegar de improvisto? Maleducada que es! :)

Kum* dijo...

Buenísimo, Belén... lo que cuentas y cómo lo cuentas. Casi ferpecto... en mi humilde opinión de mero, sobran 11 palabras. 11.

En cualquier caso, buenísimo.

Pd: Habrás visto que hoy no digo nada de Zoë. Entré con tapones.

Besos huelguistas.

Puck dijo...

No solo no la esperaba, seguro que ya no pensaba en ella y eso es porque estaba disfrutando la vida. :-) saludillos

josé manuel ortiz soto dijo...

Idea que tiene mucho que ver con la edad de las personas. Quizá si llegamos a ser muy ancianos
terminemos por reprochar a la muerte su retraso; antes no creo.

Un abrazo.

Maite dijo...

Este relato, Belén, va mucho más allá de lo que aparentemente parece, pues es cierto lo que dice José Manuel, con el paso de los años, la perspectiva cambia.
Enhorabuena por la publicación.
Un abrazo.

Belén Lorenzo dijo...

Torcuato: qué bueno, muchas gracias.

Jesús: gracias por la reflexión!

Daniel: exactamente, no hay escapatoria.

Su: sí, por lo menos se no se dejó nada en el tintero...!

Patricia: :o) gracias!

Juan: me dejas sin palabras! :o) Gracias.

Relatadamente tuya: puede que tengas razón, estaría bien que se planteara dejarle un tiempo más... :o) Gracias y bienvenida!

Ausencia silenciosa: pues no sé si prefiero que avise... :o)

Kum*: 11?? Con esas palabras podía haber hecho otro micro... :o) Pulsa "pause", no es tan difícil!!

Puck: seguro que quería terminar algo que tenía a medias... :o)

José Manuel: claro, ahí está la clave!

Maite: gracias por tus palabras!

12 abrazos para repartir entre todos.