Mi vida es una cuestión de tiempo

Siempre he sido muy independiente. Por eso nací antes de lo previsto y pasé un mes alejada de mis padres, en una incubadora. Al final me llevaron a casa, donde reiné en solitario hasta la llegada de mi hermano. Con él estuve siempre en guerra hasta que fui a la Universidad. Le brillaban los ojos cuando me dejaron en el aeropuerto.

Obtuve la licenciatura en los años previstos, pero tardé algunos más en encontrar trabajo fijo. Ahora pierdo tiempo explicando qué es ser archivera. Sí, digo a quien pregunta, hay que estudiar para saber guardar papeles en cajas.
 
 
Este microrrelato participó en el I Concurso de Microrrelatos "Tu vida en 100 palabras"  (Asociación Cultural Guenaxa)

17 comentarios:

Lola Sanabria dijo...

Me ha gustado. En pocas palabras has planteado la esencia de una vida. Y el final es estupendo.

Abrazos.

Patricia dijo...

Y mejoró la relación con el hermano? ja já.
Un gusto leerte Belén, como siempre.
Abrzos

Patricia dijo...

Mas que abrzos prefiero dejarte abrazos.

Anita Dinamita dijo...

Está bueno Belén, algunos concursos son más complicados que otros. Este me parece imposible.
Abrazos

Los pretendientes de Ligeia dijo...

Bueno, en los archivos está la vida que fue. Saludos

Maite dijo...

Todo un tiempo en tan poco espacio, y sin embargo se aprecia fenomenal el recorrido vital del protagonista. Un abrazo fuerte.

Belén Lorenzo dijo...

Muchísimas gracias, Lola, por el comentario y por pasar por aquí. El final es casi real, la profesión de archivero es desconocida para muchos, pero bueno, pasa lo mismo con otros trabajos.

Patricia, lo de mi hermano es lo menos real de todo, es un sol! Te doy las dos cosas: abrzos y abrazos :o)

Anita, todos tienen su complicación, pero bueno, motivan a escribir, y eso es lo importante realmente. Mi primera versión contaba prácticamente lo mismo, pero tenía 140 palabras... :o)

Muy bien apuntado el comentario de Los pretendientes de Ligeia! Es algo que no me había parado a pensar, gracias por plantearlo.

Gracias Maite! Me alegra que tuvieras esa sensación de recorrido, porque más que construir una historia, en este caso creo que hay quitar cosas de ella, extraer, y puede que en ese proceso quede inconexa.

Gracias a todos, y un abrazo para cada uno!

josé manuel ortiz soto dijo...

Belén, en esta vida hay que estudiar hasta para no hacer nada.

Saludos.

Puck dijo...

Genial micro-caja donde guardar una vida en 100 palabras. Se nota que has estudiado. :-) Saludillos.

Belén Lorenzo dijo...

José Manuel y Puck: lo peor de todo es que sigo estudiando, pero eso me llevaría otras 100 palabras... :o) Muchísimas gracias a los dos.

Ausencia Silenciosa dijo...

Que interesante ejercicio... lo intentaré! Me gustó mucho el tuyo, más porque me siento muy identificada! (La diferencia es cuando me preguntan que si para ser periodista se requiere estudiar... y yo digo que si... jaja)

Belén Lorenzo dijo...

Gracias! Hay un montón de profesiones que sufren el mismo problema... Un abrazo.

Torcuato dijo...

Sobre todo me ha gustado el principio. Dejas muy claro tu principal característica.
Un beso Belén

Jesús dijo...

Buen resumen.... ¿lo podrias hacer ahora con "los pilares de la tierra" asi no me lo leo ;)

Belén Lorenzo dijo...

Torcuato: igual todo es un engaño... :o)

Jesús, claro que sí, y con menos palabras: "Tardaron tanto en contruir aquella catedral románica, que no se dieron cuenta de que en realidad era gótica". :o) Si no lees el libro, no te pasará nada, pero si lo lees, puede que sí...

Un beso para cada uno!

Chula dijo...

Genial microbiografía. El remate me ha encantado.

Abrazos.

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Chula! Un abrazo.