Trampas


Empezó criticándole su forma de vestir, pero ella no le dio importancia. Pensó que sólo eran celos, como cuando la dejaba en ridículo delante de sus amigos para sentirse el centro de atención. "Hombres", pensaba ella, "son todos iguales". Tardó en darse cuenta de su error, porque era difícil descubrir el engaño. Él nunca le levantó la mano, ni le gritó. Su cuerpo intacto escondía una autoestima apaleada que moría día a día sin que nadie se diera cuenta.

Microrrelato escrito con motivo del acto contra la violencia de género que se celebrará en Los Llanos de Aridane (La Palma) el día 20 de noviembre de 2010.

Fotografía de Saray Rojas.


10 comentarios:

egolastra dijo...

Era igual de repugnate pues la ausencia de violencia degeneró en maltrato psicológico.

Abrazos.

Javier Domingo dijo...

transmite bien la sensación :)

Patricia dijo...

La violencia sicológica, por soterrada, es mas dañina que la física.
Bravo Belén!
Un abrazo

Artistalight dijo...

Sentí tristeza por ella... Es que el amor a veces además de ciego, es sordo y tonto perdido.
Un beso.

Su dijo...

Existen muchas formas de maltrato. Éste es el más dificil de sanar.

Abrazos

Cartaphilus dijo...

Muy bueno, Belén. Triste historia que ocurre tanto, un círculo vicioso del que es difícil salir :(

francina dijo...

Es verdad, empieza sutilmente y es dificil salir pero se puede y las secuelas se curan con mucho cariño y amor el difiil de curar es el maltratador, pobre sobre todo si no es consciente

Belén Lorenzo dijo...

Egolastra: claro, puede ser una "vía de escape" que no se nota, pero que está presente.

Javier: muchas gracias!

Patricia: no sabes lo que me alegra leerte de nuevo por aquí! Es una violencia tramposa, porque hace daño y no se ve fácilmente.

Artistalight: es verdad que a veces es así, es capaz de buscar justificaciones donde no las hay...

Su: sí, es difícil de sanar, pero sobre todo de detectar, que es lo peor!

Cartaphilus: pero se puede salir, que es lo que importa. Cuesta verlo, pero una vez logrado eso, ya todo es avanzar.

Francina: gracias por venir por aquí. Sí, nadie había tocado ese punto, pero es verdad que tiene un problema de difícil solución.

Un abrazo para cada uno!

Lola Sanabria dijo...

Esa autoestima apaleada vale un potosí.

Besos,mil.

Belén Lorenzo dijo...

O dos... :o) Gracias, Lola. Besos.