Puzle

Me quedan sólo unos pocos recuerdos del tiempo que pasamos juntos. Siempre que escucho las Bachianas brasileiras de Villa-Lobos, me vienen a la mente las primeras tardes que quedamos para vernos, porque las estuve escuchando infinidad de veces durante esos días. Lo cruel de los recuerdos es que son personales, y por eso sé que aunque esa música me parta por la mitad, a ti te deja indiferente. Sospecho que te pasa lo mismo con otros sonidos que para mí carecen de significado.

De las conversaciones que mantuvimos, lo más probable es que cada uno recuerde retazos diferentes, inconexos, imposibles de hilvanar.

El olor del champú que usabas, tu forma de reír, tus ojos siempre sorprendidos... Son cosas que puedo evocar fácilmente, y por eso supongo que no voy a poder olvidarlas.

En medio de todos estos recuerdos hay un buen número de espacios vacíos. A nuestra relación le faltan piezas: ya no podemos reconstruirla.

(Microrrelato participante en la reunión de microrrelatos sobre desamor del blog de Anonima Mente: http://diariodeanonimamente.blogspot.com/).

7 comentarios:

Carlota dijo...

Me gusta como escribes. ¡¡He quedado impregnada de esa sensación!! - Y me ha venido a la cabeza "La carta", de Héroes del Silencio, ya ves...

Su dijo...

¿Me permites poner tu relato en mi sección de Mención Especial?

Belén Lorenzo dijo...

Carlota, muchísimas gracias por tu comentario y por dejarte caer por aquí. A nivel emocional, la música es una de las cosas más maravillosas que existen, así que es todo un halago que el texto te evocara una canción.

Su: claro que sí!!! :o) Gracias.

Un abrazo para ambas!

Jesús dijo...

El primer puzle que hize tenia 4 piezas.... era un pez. He crecido, y sinceramente, los puzles que me presenta la vida no suelen tener más de 4 piezas... pero qué difíciles son!!! El cómo encaje una u otra pieza implica una elección, y por lo tanto el irnos definiendo poco a poco.... Quién me lo diría...

Belén Lorenzo dijo...

Jesús, la vida es tan simple y a la vez tan compleja... No tengas prisa por encajar las piezas, seguro que algunas te encajan solas.

Hector Ugalde UCH dijo...

¡Ah! ¡Maravilloso y a la vez triste relato de un amor fragmentado que ya no encaja!...
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Belén Lorenzo dijo...

Muchas gracias UCH! Es parte de la vida: hay de todo en ella.