Ser o no ser

Nada más morir, el abad benedictino pudo comprobar dos hechos fundamentales. Primero, que existe vida después de la muerte, cosa de la que nunca estuvo completamente seguro, y segundo, que es posible elegir la manera de vivirla. Desde entonces lleva siglos reencarnándose con el único objetivo de vengar su muerte primera, pero hasta el día de hoy no ha logrado encontrar a su asesino. Al fin tiene la certeza de tenerlo frente a él, pero no es capaz de reaccionar. "Te presento a mi padre", le ha dicho su novia.
(Microrrelato escrito para la reunión de relatos sobre fantasmas y sucesos extraños del blog de Anónima Mente: diariodeanonimamente.blogspot.com)

9 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Buen relato de serie negra... el monje buscando a través de los siglos... hay cosas peores que la muerte, quizás un yerno que no te gusta es una de ellas :)

Jesús dijo...

Me recuerda a la peli "¿Conoces a Joe Black?" de Brad Pitt y Anthony Hopkins, buen micro y buena peli.
Mucha suerte en el concurso!!!

Belén Lorenzo dijo...

Anita, las relaciones político-familiares a veces son complicadas, cuánto más si se conocieron en otras vidas :O)

Gracias, Jesús! Ahora que lo dices, tiene su semejanza con la película, no lo había pensado.

Un abrazo para ambos!

Patricia dijo...

¿Habrá sido ese el problema entre mi ex marido y mi padre? Ja já.
¡Muy bueno Belén!

Cariños

Belén Lorenzo dijo...

Sinceramente, espero que no!! :o)
Gracias, Patricia. Cariños para ti también.

KappieG dijo...

Esos padres...

Y esos novios!

Belén Lorenzo dijo...

:o) es que hay cosas que nos superan... Bienvenido, KappieG!

Ausencia Silenciosa dijo...

¿dos pesadillas juntas? ¿cuál terminará siendo la peor? jajaja... ay! me ha gustado mucho tu blog :)

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Ausencia Silenciosa. La verdad es que como pesadilla no tiene precio...! :o) Un abrazo.