Ellos

   No nos pertenecen ni el fuego, ni el temblor, ni la sal, ni el fragor, ni la luz, ni la paz. Son ellos, mi amor, los que nos crean.


2 comentarios:

elias dijo...

Bellisimo.
Un saludo

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Elías.
Un abrazo.