Fanzana

Durante años, su palabra favorita fue alcancía. Luego vinieron otras, como cachivache, libélula y otorrinolaringólogo. Pronunciadas en alto, evocaban imágenes y sensaciones únicas que no obtenía con otras.

Después de muchas lecturas y conversaciones, cuando ya creía que sus recursos se habían agotado, el nacimiento de su hijo le abrió un mundo de posibilidades aún por descubrir. Desde entonces, sus palabras preferidas no están reconocidas por la RAE, y siempre que puede, le muestra a su pequeño académico un tetrabrik de zumo con la única intención de que él le diga manzana.

6 comentarios:

Puck dijo...

Me encanta que crees palabras jeje Todavía recuerdo amatcompa :-).
Saludillos

montse dijo...

Esas lenguas de trapo!!!! Es encantador esto que has escrito.

montse dijo...

http://paqueteria.correos.es/concursofotografialiteratura/

Por si te apetece. Saludos.

Belén Lorenzo dijo...

jajaja, muchas gracias, Puck, aunque admito que esta vez no es mía, es propiedad de un niño real.

Montse, muchas gracias, miraré el enlace. Los niños son fantásticos...

Un abrazo para ambas!

egolastra dijo...

Babo! por el pequeño académico.

Saludos.

Belén Lorenzo dijo...

jajaja,se lo merece!
Un abrazo