En un abrir y cerrar de ojos

Cierra los ojos, y vuelve a tener veinte años. Se asoma a la ventana esperando ver a su novio doblar la esquina. Sabe que puede tardar, pero no le importa. Tienen toda la vida por delante.

Abre los ojos, y recupera sus noventa y dos primaveras. Es viuda, y vive en una residencia junto a otros ancianos. Observa el ir y venir de los cuidadores y los visitantes. Todo le produce sueño.

Cierra los ojos y regresa a la casa de sus padres. Se sienta en la terraza para contemplar el vuelo de las grajas y los cernícalos. Piensa que nunca verá mejores puestas de sol que las de aquel lugar privilegiado.

Abre los ojos, y vive.

Cierra los ojos, y revive.

Y así, en un abrir y cerrar de ojos, un buen día decidió revivir para siempre.



11 comentarios:

Su dijo...

Qué lindo...

Cybrghost dijo...

Bella estampa del final de una vida. ¡Ojala todos fueran tan suaves!.

Jorge García Torrego dijo...

Y creo, también, que así de rápido se pasa la vida...un abrir y cerrar de ojos...un saludo.

Puck dijo...

Precioso texto que parece seguir el ritmo de una respiración, vivir-revivir, cada vez más lenta. Me ha encantado
Saludillos

Anita Dinamita dijo...

Qué bonito!!! Así debe ser para muchos, revivir mejor que vivir
Abrazos

Kum* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kum* dijo...

Qué gustito leerte así de largo. No sé qué vejez me espere, si me espera alguna, pero no creo que con esta memoria mía pudiera yo revivir nada. Supongo que me dedicaré a preguntarle a las enfermeras dónde demonios estoy... y a mirarles el culo, claro.

Lindo el relato.

Besos payasos.

montse dijo...

Mejor así que un sin vivir.

Belén Lorenzo dijo...

Su: Muchas gracias, guapetona.

Cybrghost: uf, pues sí, ojalá fueran así. Disfrutemos del camino mentras tanto.

Jorge: exactamente, el título tiene también va por ahí. La vida pasa sin que nos demos cuenta...

Puck: muchas gracias. La vida tiene ritmo, y va variando. Vivamos a la velocidad que nos correspode en cada momento.

Ana: muchas gracias. Supongo que con los años extrañas cada vez más cosas. En parte, vivir significa perder elementos por el camino. El recuerdo, de alguna manera, ayuda a recuperarlos.

Kum*: jajaja, es que no todo pueden ser nanorrelatos, hay que compensar. Supongo que en tu caso "vivirías", en lugar de revivir... :o)

Montse: claro, supongo que en algún momento la vida llega a un punto en el que ya no compensa...

Un abrazo muy fuerte para cada uno.

Asieta dijo...

Cada vez te superas más, es precioso

Belén Lorenzo dijo...

:o) Qué bueno, gracias.
Un besote.