Abuela

Los embarazos moldearon un cuerpo perfecto para abrigar nietos.

6 comentarios:

Patricia dijo...

Ah! Qué preciosura!!!

Anita Dinamita dijo...

Sin duda, Belén, las caderas de las mujeres sirven para colocar hijos, las carnes para sujetarlos con fuerza... no somos así por capricho ni por chocolate, somos así para vivir más cómodamente nuestra vida de mujeres.
Un abrazo

Maite dijo...

Precioso, Belén, al igual que ese cuerpo está preparado para albergar nuevas generaciones, este micro lo está para anunciar ese encomiable papel que representan los abuelos. Muy logrado. Un abrazo.

MJ dijo...

Me ha emocionado profundamente. Te felicito.
Un saludo.

Claudia Sánchez dijo...

Fantástico Belén! ahora extraño a mi abuela...
Besos,

Belén Lorenzo dijo...

Patricia: muchísimas gracias!

Anita y Maite: a veces perdemos un poco el norte... No me imagino a mi abuela pensando que debería menterse en una 38 y no tener arrugas. Somos como somos.

MJ: Muchísimas gracias, y bienvenida!

Claudia: uf, a mí me pasa con frecuencia... Pero eso también es parte de la vida, me temo, así que tampoco tiene remedio.

Un abrazo para cada una y muchísimas gracias por venir!