Compromiso


"Espérame", le había dicho el tritón, y ella le prometió que lo haría. Sentada sobre una roca, lo siguió con la mirada hasta que ya no pudo distinguirlo. Mantuvo los ojos dirigidos hacia el lugar donde lo vio por última vez, convencida de que no tardaría en regresar junto a ella. Así esperó unos minutos, y luego unas horas que se hicieron días. La sal del mar le ayudó a cumplir su promesa. Petrificada, ya no podía hacer otra cosa mas que esperar.

Microrrelato escrito para el concurso Minificciones.com.ar. El texto debe hacer alusión a la imagen.

13 comentarios:

marialuisa dijo...

Que bonito, Belén!!!!!
espero que tengas mucha suerte, a mi me ha encantado

Patricia dijo...

Tristemente bello.
La mejor de las suertes para el concurso

Anita Dinamita dijo...

Tristemente cabróncete Tritón. El relato precioso, a ver si tienes suerte.
Un abrazo

Maite dijo...

Mucha suerte en el concurso, está muy bien hilado texto/imagen, abrazos.

Baizabal dijo...

Algo así como un síndrome penelopeico, pero a fuerza.


SAludos

Luisa Hurtado González dijo...

Es curioso como funcionan las personas, con distintos resultados, ante los mismos estímulos.
Me gustó tu texto, ahora veo la imagen de otro modo.
Un beso.

Belén Lorenzo dijo...

Muchas gracias a todos, la cosa está difícil, pero nunca se sabe!

Un abrazo para cada uno.

Rosio dijo...

Es muy hermoso!

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Rosio!
Un abrazo.

Torcuato dijo...

Lo que más me ha gustado es la forma de narrar.
Un beso, Belén.

Belén Lorenzo dijo...

Genial, gracias por tu punto de vista, siempre se agradece.
Un beso.

Puck dijo...

Precioso. Primero espera por interés, porque quiere... después porque no puede hacer otra cosa. Creo que encierra una reflexión importante
Saludillos

Belén Lorenzo dijo...

Gracias, Puck! Sí, queda un poco "atrapada", aunque igual solo cambia la manera de estarlo... Es cuestión de perspectiva, supongo.
Un abrazo.